La limpieza de una clínica dental, como en cualquier otro centro sanitario, es fundamental para garantizar la seguridad de operadores y pacientes.

La mejor manera de asegurar la correcta desinfección de los espacios es contratar los servicios de una empresa de limpieza.

La contaminación cruzada es uno de los riesgos que pueden poner en peligro la salud de los pacientes y el personal sanitario dentro de la clínica dental. Para evitar riesgos, es imprescindible seguir un protocolo de limpieza y desinfección específico y general para poder eliminar cualquier posible riesgo de infecciones tanto en las zonas de intervención como en los equipos.

El riesgo biológico se debe a la presencia de microorganismos como bacterias, células o virus que pueden contaminar las superficies de trabajo si no se desinfectan y esterilizan como deben.

Por un lado, tanto el odontólogo como los auxiliares tienen la responsabilidad de realizar una correcta limpieza del instrumental utilizando desinfectantes y detergentes adecuados.

Por otro, la responsabilidad del protocolo de limpieza y desinfección del que hablábamos también recae en las empresas de limpieza que se encargan de higienizar los espacios de la clínica dental.

La desinfección de las superficies donde se practican intervenciones debe llevarse a cabo después de cada sesión. Es importante que todas las zonas a las que pueden llegar salpicaduras de sangre o de saliva se cubran con película transparente para reducir las posibilidades de contaminación ambiental. Después de cada paciente, las películas deben sustituirse y se deben limpiar en profundidad las superficies para conseguir desinfectarlas.

También es necesario garantizar la desinfección de equipos no esterilizables y no sustituibles. Para ello, la empresa de limpieza utilizará un desinfectante a base de alcohol y usará el procedimiento humedecer-secar. Uno de estos equipos es el sillón, del que deberán desinfectarse todas las partes: reposacabezas, teclado del mando, asas de la lámpara, interruptores de la lámpara y mandos del equipo radiológico.

Por último, no nos podemos olvidar de las zonas comunes. Cada día, hay que proceder a la ventilación del espacio, a la retirada de residuos y a la limpieza del suelo. Además, hay que llevar a cabo una limpieza general de los espacios moviendo los muebles y otros elementos fijos para poder aplicar desinfectante y realizar una correcta limpieza.

Una clínica dental debe cuidar la limpieza de todos sus espacios para evitar efectos negativos en la salud de los pacientes. Además, contratar una empresa de limpieza ayudará también a mejorar la imagen que los clientes se llevan de nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*