Científicos de la Universidad de Cornell, en Nueva York,  desarrollan un casco transparente y desechable, para retener los aerosoles de los pacientes durante un tratamiento dental.

En estos aerosoles puede alojarse el virus que provoca la infección por COVID-19. Este dispositivo podría tener impacto en el manejo de pacientes en medio de la pandemia

El casco está conectado a una bomba que crea un flujo de aire inverso, que gira alrededor de la cabeza, garantizando que cualquier gota de saliva posiblemente infectada, quede atrapada en el aire que ingresa a través de un compartimiento que se conecta en la boca.

Además, la bomba contiene un sistema de Filtración de Aire de Partículas de Alta Eficiencia (HEPA) de grado médico, mientras que el casco está sellado  con una carcasa transparente de un milímetro de espesor, que permite cubrir el área de la cabeza y el cuello del paciente, a excepción de una pequeña compuerta que permite el acceso a la boca.

La revista científica ‘Physics of Fluids’ publicó los adelantos del diseño de casco. “Nuestro próximo paso es refinar el diseño del casco para que tenga una mayor eficiencia y una aplicación más amplia. Después de eso, planeamos construir los primeros prototipos del casco y realizar experimentos para verificar nuestras predicciones de simulación“, aseguró  el investigador, Dongjie Jia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*