La experiencia de paciente nace de la experiencia de usuario, que ya está más extendida. Con la ayuda de algunas herramientas, el diseño de espacios clínicos en función de las actividades que realiza la persona mientras está allí es una tendencia mundial que llegó para quedarse.

El paciente preferirá una clínica dental con un ambiente cómodo y relajado en sus espacios que una con habitaciones pequeñas e incomodas.

El diseño sirve para optimar esos espacios y conseguir una experiencia positiva y personalizada, que persigue la máxima satisfacción del usuario y, en este caso, del paciente.

“La aplicación de este tipo de diseño está adquiriendo especial relevancia gracias a su uso en el mundo de la estrategia comercial. Siguiendo el ejemplo de las grandes marcas, estamos experimentando cómo los distintos sectores reaccionan queriendo entender qué esperan sus clientes y explorando todo tipo de estrategias de diseño”, explicaron desde el estudio de arquitectura YLB Arquitectos.

En el área dental es de mayor importancia aún, porque ir al dentista puede ser una experiencia estresante e intimidante para algunos pacientes.

“Las clínicas dentales se enfrentan al reto de mejorar su negocio desde del estudio de la experiencia de paciente: mejorando la interacción con los pacientes, optimizando la funcionalidad y el confort, buscando conceptos innovadores, aumentando las competencias tecnológicas y adquiriendo un alto nivel de compromiso con la calidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*