La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración explicó en detalle las características de las enfermedades periodontales y enseña a los pacientes a prevenirla.

Según la organización, estas son enfermedades de las encías que afectan al periodonto, es decir, a los tejidos que rodean al diente y al tejido óseo que lo sujete. Se desatacan:

− Gingivitis: es la inflamación de la encía; el sangrado es su principal señal de alerta. Si no se trata, desembocará en periodontitis.

− Periodontitis: infección profunda de la encía y de los tejidos que sujetan al diente, que conlleva la destrucción total del hueso que sujeta al diente y además puede provocar pérdida de piezas dentales.

Respecto a las consecuencias que puede tener sufrir una enfermedad periodontal, SEPA indica:

− pérdida de los tejidos que rodean al diente.

− retracción de la encía

− pérdida de hueso que rodea al diente, lo que hace que ganen movilidad. En etapas avanzadas de la enfermedad, los dientes pueden perderse.

− aumento de la sensibilidad dental

− mayores espacios interdentales

− sangrado de encías

− complicaciones en otras enfermedades, tipo diabetes, ictus, infartos, respiratorias, etc.

En caso de detectar una enfermedad periodontal, SEPA recomienda acudir al dentista, que “te hará una exploración exhaustiva usando una sonda periodontal y que te dirá si has perdido soporte óseo, si hay retracción o si hay sangrado de encías. Y recuerda seguir sus consejos, así como mantener tus citas de revisión”.

En cuanto al tratamiento, según el grado de afectación, variará. Los expertos de la organización aseguran que:

– Si te diagnostican gingivitis, es decir sin pérdida de soporte del diente, el tratamiento consiste en eliminar la inflamación y evitar que vaya a más. Te realizarán una limpieza de la boca y deberás seguir diariamente la higiene bucal establecida por tu dentista y su equipo.

– Si por el contrario tienes periodontitis, el dentista limpiará las encías de cada diente para eliminar la placa bacteriana localizada ahí (lo que se conoce como ‘raspado y alisado radicular’); para casos de enfermedad avanzada que no se resuelvan con el tratamiento anterior, a veces es necesario realizar una cirugía periodontal para limpiar de forma más profunda, accediendo al hueso para remodelarlo y, en algunos casos, regenerarlo.

Finalmente, tras el tratamiento, el dentista establecerá unas pautas de cuidado, limpieza y seguimiento para comprobar el estado de los dientes y encías para evitar nuevas recaídas. En estos casos los especialistas de la organización recomiendan acudir cada 4-6 meses a mantenimiento periodontal, tratamiento periódico de revisión y limpieza de encías con el fin de que la enfermedad no avance.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*