La excesiva ingesta de bebidas alcohólicas puede provocar efectos negativos en la salud de una persona, pero incluso afectar la boca y la dentadura.

El alcohol puede entonces deteriorar las encías y el esmalte del diente aumentando el riesgo de caries y enfermedades periodontales.

La premisa es de Gustavo Camañas, odontólogo y experto en temas dentales. “El consumo reiterado de bebidas alcohólicas influye en la retracción de las encías, dado que reseca la mucosa bucal y la debilita, por lo que es más susceptible al ataque de las bacterias que residen en la boca”, agregó.

Pero es aún más peligroso. Cerca de 50% de los cánceres de boca, garganta y laringe se atribuye al consumo frecuente de bebidas alcohólicas.

El cáncer bucal es hoy uno de los diez más frecuentes del mundo y es uno de los más agresivos. Además, el consumo de alcohol aumenta los efectos cancerígenos de otras sustancias como el tabaco.

En concreto, “el riesgo de sufrir cáncer de boca es seis veces mayor en una persona fumadora, pero si además bebe habitualmente alcohol, las posibilidades se multiplican”, explica Camañas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*