Buenas noticias para quienes deben usar brackets próximamente. Ha sido desarrollado un adhesivo que tiene muchas más ventajas que el producto usado tradicionalmente, pues posee biocompatibilidad, mayor fijación en menor tiempo, estabilidad y no daña la estructura del diente, lo que evita el dolor una vez retirado el aparato.

El producto fue desarrollado en la Universidad Autónoma de México (UNAM) y estuvo a cargo de Eira López, estudiante del doctorado de la facultad de odontología de  la Universidad, así como de su tutor Gabriel Sáez, quien es académico y doctor en ciencias odontológicas y su asesor Carlos Álvarez.

La base del nuevo adhesivo es la molécula de trimetilolpropano trimetacrilato o Tmptma, y con ella se harán más materiales que sirvan en ortodoncia y otras áreas de la odontología, por ejemplo, para restauración, resinas para reconstrucción y selladores de fosetas y fisuras.

La investigación inició con el objetivo de conseguir un sustituto para la molécula de bisfenol glicidil metacrilato (BisGMA) diseñada en la década de 1960 por Rafael Bowen y cuyo uso se extendió en la odontología. Pero, en los 1990 se descubrió que en algún punto de la temperatura de ese material se liberaba bisfenol-A, componente que, según algunos autores, es carcinogénico y mutagénico. Y se ha hallado en pacientes que tenían la boca restaurada con resinas de ese componente.

En la búsqueda llegaron al Tmptma, que se ha utilizado en la industria para otros fines, como la fabricación de pantallas de televisión o computadoras, o bien como marcador biológico (lo que asegura que no es tóxico y no causa cáncer). Pero no había tenido uso en el campo odontológico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*