La caries de la primera infancia (CPI) es uno de los problemas de salud bucal más complicados y difícil de tratar. Pero, investigadores han hallado una forma de combatirla de una forma más suave, que beneficia al niño paciente.

Se sabe que esta caries aparece en la infancia debido a la combinación de una dieta rica en carbohidratos y una mala higiene bucal. Y puede tener un impacto duradero en su salud bucal y general.

Ya se sabe, desde hace algunos años, como se forma. Gracias a investigadores de Penn Dental Medicine se descubrió que la placa dental que da lugar a la CPI está compuesta tanto por una especie bacteriana, la Streptococcus mutans, y un hongo, la Candida albicans.

Ambos forman una simbiosis pegajosa, conocida como biopelícula, que se vuelve extremadamente virulenta y difícil de desplazar de la superficie del diente.

Ahora, para interrumpir esa biopelícula, investigadores ofrecen una estrategia nueva, que apunta a las interacciones levadura-bacteria que hacen que las placas de la también llamada caries de biberón sean tan intratables.

Entonces,en vez de tratamientos que utilizan agentes antimicrobianos que pueden tener efectos no deseados y dañar potencialmente los tejidos sanos, este tratamiento utiliza una enzima específica para los enlaces que existen entre los microbios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*