Las gafas de realidad aumentada hicieron su presentación especialmente para los videojuegos, pero sus usos ya han ido mucho más allá. Hoy, un turista puede recrear la época del monumento que tiene en frente; los alumnos visualizan los músculos, huesos y tendones del cuerpo humano; o el hombre curioso puede ver los nombres a los accidentes geográficos del paisaje.

En la salud, por supuesto, también hay usos, como la cirugía asistida en remoto. Y hay dentistas en España que están recurriendo a las gafas de realidad aumentada para rebajar la ansiedad y el estrés que origina en sus pacientes la idea de acudir a la consulta.

Para calmar a los pacientes y hacer su estancia más agradable, algunas clínicas dentales en España han optado por las gafas Icnos, que ayuda a los pacientes a distraerse mientras el odontólogo hace una intervención, y que, a la vez, facilita la comunicación entre médico y paciente en los momentos más comprometidos.

EL usuario de las gafas, y también paciente, puede navegar por un menú que, entre otras cosas, permite ver una serie en Netflix, una película, leer un libro o echar un vistazo al periódico en internet durante el tiempo que pasan en la consulta.

Pero eso no significa que el paciente se aísla del entorno. La gafa posee un botón con opciones prefijadas para comunicar. Entonces, si durante el tratamiento siente la necesidad de contar algo al odontólogo, como por ejemplo preguntar cuánto falta o decirle que necesita una pausa, lo puede hacer a través de una aplicación que está conectada a un altavoz Bluetooth que emite mensajes predefinidos. Todo ello sin interrumpir el trabajo del profesional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*