Una mujer con título de protésico e higienista dental fue condenada en Santa Cruz de Tenerife por asumir además acciones de dentista en una clínica de su propiedad.

El Juzgado de lo Penal N.º 9 de Santa Cruz de Tenerife la condenó por dos delitos de intrusismo profesional.

Deberá pagar una multa de 6 euros diarios durante 3 meses por cada uno de los delitos, al contemplar la circunstancia atenuante de dilación indebida muy cualificada, tras haber pasado más de ocho años desde la incoación de la instrucción, y al pago de las costas procesales.

La clínica estaba en El Puerto de la Cruz, y allí realizaba funciones propias de un dentista sin poseer el correspondiente título académico.

De acuerdo con una nota que difundió el Consejo General de Dentistas, la sentencia indica que la acusada pudo abrir la clínica dental “al contar con personal propio con titulación académica de odontólogo”.

Pero ella no solo realizaba el trabajo específico de confección de prótesis, “sino que también tomaba medidas y colocaba las prótesis, realizando diagnósticos, extracciones y tallados de piezas dentarias, funciones para las que no se encontraba facultada, al ser actos exclusivos de las personas tituladas en Odontología”.

En el procedimiento ha quedado acreditado que la acusada, entre diciembre de 2007 y enero de 2012, atendió a una paciente realizando actos de manipulación en su boca, “actos propios de un odontólogo”, según se recoge en la sentencia, y quedando dicha paciente “insatisfecha con el tratamiento”.

Hubo otros casos que fundamentaron la condena.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*