Un implante sacado de una impresora 3D, con la caracterización física y química correspondiente al paciente es posible. Lo demostraron científicos mexicanos que anunciaron el resultado de su trabajo de seis años.

Se trata de un equipo de científicos de la Universidad Autónoma de Zacatecas que diseñó y produjo implantes transendodónticos con zirconio, un material que, a diferencia del utilizado actualmente titanio, es más estético, económico, biocompatible con el organismo, duradero, estable y no se corroe.

César Iván Gaitán Fonseca, líder de este proyecto, explicó que cuando un paciente tiene daño en alguna pieza dental siempre desea conservarla antes que usar un implante. “Esta es parte de nuestra innovación. No se trata de un sistema como los implantes tradicionales, sino de un diseño propio que no existe en el mercado”.

El zirconio tiene diversos usos tanto en la industria como en el área de la salud para la fabricación de implantes médicos. Su uso para implantes dentales tuvo sus inicios en 1960, pero en ese entonces su implementación no fue exitosa debido a que no tenía un diseño predeterminado y era utilizada como una especie de aguja para unir las piezas.

El equipo de la UAZ propone en este proyecto el diseño y creación de implantes de zirconio a la medida correspondiente para cada paciente, con el fin de integrar correctamente este material al organismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*