Una vieja técnica, de mediados de 1980, promulgaba la eliminación de tejido dentinario infectado (descompuesto, caries) mediante el uso exclusivo de instrumentos manuales. Se trata de ART (Atraumatic Restorative Treatment), que preserva la dentina vital, que se remineraliza y regenera, permitiendo preparar cavidades de forma mínimamente invasiva, salvaguardando así la salud pulpar.

Este método del investigador Jo E. Frencken está siendo rescatado por Eraldo Pesaressi y Fernando Varea, quienes escribieron un artículo en Dental Tribune Latinoamérica para demostrar su eficacia y vigencia en estos tiempos de modernidad.

Están de la mano con la odontología moderna, que sigue las tendencias actuales en Medicina, al virar hacia la mínima intervención, la preservación de los tejidos y la promoción de la remineralización de esmalte y dentina.

“Este abordaje genera menos ansiedad para el paciente, ya que se evade el ruido y vibración de la pieza de mano y, en muchos casos, no es necesario aplicar anestesia local”, aclaran.

Tras la publicación de investigaciones que comprobaron su efectividad, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Federación Dental Internacional (FDI) reconocieron dicha técnica y la recomiendan especialmente en programas de Salud Pública por ser segura, confiable y de alto impacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*