Visitar al dentista se ha convertido la excusa para los irlandeses que no tienen permitido salir de su país ante un férreo control fronterizo para evitar la propagación del coronavirus.

La única excepción es que viajen fuera del país por urgencias justificadas, como ir al dentista. Pero nunca a unas vacaciones formales, pues las multas son de 500 euros.

Pero los irlandeses se han dedicado a hacer citas odontológicas en Tenerife, destino especial en temporada alta, a las que nunca acuden.

Drew Harris, el comisario de la Garda (la policía) de Irlanda ha declarado a la prensa que estas personas corren el riesgo de ser procesadas penalmente.

La prensa explica que “los interesados piden hora, en este caso a la Clínica Dental Tenerife Sur, pero después no se presentan. Sin embargo, esas reservas sirven como excusa para viajar”.

Desde la Clínica Dental Tenerife Sur se informó a los periodistas que están dispuestos a transmitir los datos de los irlandeses que han buscado citas allí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*