La infección por COVID-19 puede afectar a la salud de los dientes. Lo sugiere un estudio reciente realizado por investigadores de las universidades de Houston y Pittsburgh, que han encontrado diferencias en la expresión de genes inflamatorios en la pulpa dental de pacientes con pulpitis irreversible que habían tenido COVID-19.

La pulpitis irreversible es una inflamación de la pulpa dental, el tejido blando que se encuentra en el interior de los dientes, que contiene nervios y vasos sanguíneos. Esta inflamación puede ser causada por caries, traumatismos, fracturas o procedimientos dentales, y se caracteriza por un dolor intenso y persistente que no se alivia con analgésicos. En muchos casos, la única solución es la endodoncia, es decir, la extirpación de la pulpa dental y el sellado del conducto radicular.

Los investigadores se preguntaron si los pacientes con pulpitis irreversible que habían sufrido COVID-19 tenían alguna particularidad en su respuesta inflamatoria, ya que se sabe que el virus SARS-CoV-2 provoca una tormenta de citoquinas, unas moléculas que regulan la inflamación y la inmunidad. Para averiguarlo, tomaron muestras de pulpa dental de 27 personas con pulpitis irreversible, de las cuales 16 habían tenido COVID-19 entre 6 meses y un año antes, y 11 no habían tenido la infección. Luego, analizaron el ARN de las muestras, que es el material genético que contiene las instrucciones para fabricar las proteínas.

Los resultados fueron sorprendentes: encontraron que había 1.461 genes que se expresaban de forma diferente entre los dos grupos, y que 311 de ellos eran genes que codificaban proteínas. De estos, 252 estaban más activos y 59 menos activos en el grupo de pacientes con COVID-19. La mayoría de estos genes estaban relacionados con la inflamación y la respuesta inmune, lo que indica que los pacientes con COVID-19 tenían una mayor actividad inflamatoria en la pulpa dental.

Este hallazgo tiene implicaciones importantes para el tratamiento dental de los pacientes que han pasado el COVID-19, ya que podrían necesitar una atención especial para prevenir o tratar la pulpitis irreversible. Además, abre nuevas vías de investigación para comprender mejor los efectos a largo plazo del virus en la salud bucodental.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*