La automatización, la nueva diversidad de materiales y las nuevas posibilidades digitales han incrementado la complejidad digital en el laboratorio dental.

Desde que en 2009, cuando Amann Girrbach sentó las bases del “Inhouse Movement” dental con el lanzamiento de Ceramill Motion, los laboratorios recuperaron lo que parecía que habían perdido con los centros de producción industriales: el control y la creación de valor en el propio laboratorio.

Pero ahora la digitalización de los procesos ha cambiado el panorama para bien. Los procesos han ganado en fiabilidad y los resultados son más precisos y seguros.

Uno de los procesos más exitosos y populares es la tecnología CAD/CAM que ha demostrado su eficacia, pero con frecuencia se ha convertido en una especie de “dictador de los procesos odontotécnicos” en los laboratorios digitales.

El manejo de las máquinas se ha vuelto más complejo, y la selección y la gestión del material se han convertido en una ciencia. La tecnología marca el camino a las personas.

Ahora, 10 años después de la introducción de su primer y revolucionario sistema “inhouse”, Amann Girrbach prepara el camino para una nueva era de la tecnología digital CAD/CAM dental. Se trata de soluciones de producto inteligentes que apoyan de manera autónoma y flexible los procesos en el laboratorio.

Flujos de trabajo digitales guiados que permiten hacer piezas complejas de manera rápida y segura. Materiales que ofrecen una estética inigualable como base para el trabajo artesanal individual. Ese es el siguiente paso para el laboratorio dental.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*