El conocimiento profundo de los biomateriales requeridos para el proceso terapéutico es vital en el éxito de lo que se conoce como odontología regenerativa. La otra premisa es la comprensión de la estructura histológica.

La odontología regenerativa tiene como retos actuales la regeneración o reparación de tejidos como la dentina o la pulpa dental, cuando han sido afectadas por alguna enfermedad o infección.

Se sabe que la dentina es un gran reservorio de moléculas bioactivas, y la pulpa dental es un tejido conectivo laxo ricamente vascularizado. De acuerdo a cada caso, el especialista profundizará sobre la estructura histológica en la que trabaja.

“Debemos ser claros en destacar que ambos tejidos son los grandes protagonistas de los procesos regenerativos y reparativos”, afirman los autores de un estudio sobre el tema, publicado en Dental Tribune Latin América.

Se trata de los investigadores y profesores argentinos de Histología, de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina: Ismael Angel Rodríguez, Mario Aníbal Rodríguez y Jorge Uribe Echevarría.

Ellos explican que hay situaciones clínicas (como la exposición pulpar accidental, perforaciones radiculares o dientes afectados con apexogénesis incompleta) que exigen procedimientos técnicos que tienen como objetivo eliminar la infección bacteriana y promover la generación de una barrera calcificada mediante la utilización de un biomaterial.

Uno de esos materiales, que ha mostrado resultados prometedores en el tratamiento de estas lesiones, es el hidróxido de calcio. Pero también muestra desventajas como la adhesión defectuosa a dentina y, por lo tanto, un sellado deficiente; su alta solubilidad, que genera una disolución con el transcurso del tiempo; y su barrera calcificada se forma porosa e irregular.

Ante esto surgen los silicatos de calcio, un biomaterial con el que el grupo de investigadores argentinos trabaja, mediante ensayos in vitro de biocompatibilidad y distintos análisis de viabilidad celular.

“El modelo experimental constó de la utilización de fibroblastos gingivales humanos. Estas células fueron expuestas, durante 72 horas, a discos de 2 mm de diámetro y 1 mm de espesor de dos biomateriales, hidróxido de calcio (Dycal, Denstply, Canadá) (HC) y silicato tricálcico purificado (Biodentine, Septodont, Francia) (BD)”, detalla la publicación.

Los controles utilizados fueron células no expuestas a ningún biomaterial como Control Positivo (CM) y células expuestas a Tritón 1% como Control Negativo (CT).

Los resultados obtenidos guían a estos investigadores a pensar que, teniendo en cuenta la biocompatibilidad, el silicato de calcio purificado, sería el biomaterial más adecuado para su utilización en lesiones de la dentina y la pula dental, “aunque siempre son necesarios complementar estos datos con análisis in vivo”, advierten.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*