La medicina debe ser vista como un todo. Desde la atención a través de una llamada telefónica o una aplicación móvil, hasta el seguimiento post consulta.

En ese proceso, la sala de espera de la clínica juega un papel especial. Es una parte crucial de la experiencia del paciente, por lo que debe tener ciertas condiciones que la hagan cómoda, confiable y segura. Todo por una experiencia positiva.

¿Por qué?

Primero, la sala de espera tiene que dar esa sensación de familiaridad y acertar con una buena primera impresión.

Algunos pacientes pueden sentirse influenciados por cosas como la limpieza de la sala de espera, la amabilidad del personal e incluso la decoración.

La idea es que sea una sala de espera diáfana, limpia y ordenada, tanto como bien iluminada, con colores y decoración que la hagan acogedora.

Segundo, es el lugar de la primera interacción con el equipo, y es donde el paciente puede sentirse más vulnerable, con ansiedad o con dolor en medio de la espera.

Asegurarse que la sala de espera ofrezca una experiencia agradable al paciente en un momento tan difícil puede contribuir en gran medida a que los pacientes se sientan más cómodos y confiados en la atención que están a punto de recibir.

Al fin y al cabo es allí donde el paciente interactuará con el personal médico dental por primera vez. Claro que debe haber una atención amigable y cortes.

Tercero, la sala de espera es como el rostro de una persona, es el reflejo de todo lo demás, y si no hay armonía, limpieza y un buen semblante, no creará buenas expectativas.

Esperar en esa sala debe ser una experiencia enriquecedora. Dejar materiales educativos en lugares estratégicos ayudará a los pacientes a aprender más sobre su salud dental mientras esperan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*