Las bacterias que provocan la periodontitis se transmiten de los padres a los hijos, quienes sufrirían la enfermedad en el futuro.

Quedan como una marca genética, pues a pesar de que se apliquen tratamientos de diversa índole conocidos hoy, no es posible eliminar esos microorganismos.

Es el resultado de un estudio realizado en la Universidad de Campinas (Unicamp), en el estado de São Paulo, Brasil, y publicado en Scientific Reports.

“El microbioma oral de los padres es un determinante de la colonización microbiana subgingival de los hijos (…). Asimismo, esa microbiota disbiótica adquirida por los hijos de pacientes con periodontitis en una edad temprana es resiliente a los cambios, y la estructura de la comunidad se mantiene aun después del control del estado de la higiene”, escriben los investigadores en la conclusión del artículo.

Los investigadores indicaron que la recomendación surgida del trabajo es que hay que reforzar la prevención desde el primer año con los bebés para intentar evitar el desarrollo de la enfermedad.

La periodontitis es una inflamación que afecta al tejido situado entre los dientes y la mandíbula (periodonto). Infecta a las encías, que entonces sangran y generan mal aliento.

En los casos graves, provoca pérdidas óseas y dentales. Si las bacterias o los microorganismos que causan la enfermedad llegan al torrente sanguíneo, también pueden desencadenar otros tipos de inflamaciones en el organismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*