La pisada de un niño se relaciona con su mordida. Esta es la premisa más importante de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Málaga, en España, cuyos resultados revelaron que 50% de los que manifiestan protrusión de mandíbula (movimiento del maxilar inferior hacia delante) tiene un tipo de pisada pronada (cuando el pie rota hacia dentro para distribuir el impacto al entrar en contacto con el suelo).

Con estos resultados, el grupo especializado en podología infantil, POD UMA, concluyó que la postura del pie se relaciona directamente en el riesgo de padecer problemas de maloclusión.

El estudio, publicado en la revista Medicine, se aplicó a unos 200 escolares de 6 a 9 años.

“Detectamos también que el 100% de los niños que tenían un tipo de pie pronado estaba relacionado con protrusión de mandíbula”, afirma Gabriel Gijón, experto en biomecánica del pie y profesor de la Universidad de Málaga.

Los expertos han dedicado cinco años de trabajo para la realización de este proyecto de investigación. Así, a partir de un sistema de medidas, en una primera fase, se evaluó dos variables podológicas: el índice postural del pie y el ángulo de la huella.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*