Las funciones de la saliva son primordiales para la salud dental y del organismo en general, protege el esmalte dental, participa en la digestión y mantiene el pH correcto en la boca, pero su existencia podría trascender más allá de eso.

Un nuevo estudio ha descubierto grandes diferencias entre la saliva humana y la de primates, y plantea un posible foco de actividad evolutiva.

Investigadores de la Universidad de Buffalo (Nueva York) compararon las proteínas en la saliva humana con las de la saliva de otros primates. Y descubrieron que la saliva humana es mucho más acuosa que la de los primates y contiene la mitad de las proteínas totales que la saliva de los grandes simios y los monos del viejo mundo.

Estas diferencias son, al parecer, un desarrollo de la dieta humana y su enfoque en el aumento del consumo de carne, la comida cocinada y la agricultura.

El estudio establece que todas las proteínas principales en la saliva humana también están presentes en la saliva de chimpancés y gorilas, pero se observaron grandes diferencias en su estructura y cantidad.

Por ejemplo, los investigadores descubrieron que la saliva humana posee mayores cantidades de amilasa, una enzima que es clave para digerir el almidón en azúcares, y la anhidrasa carbónica VI, una enzima involucrada en la percepción del sabor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*