Cómo cuidar los dientes durante el embarazo

Según el último estudio sobre la salud bucodental de los españoles elaborado por Sanitas, al 74.5% de las mujeres embarazadas que han participado en el estudio les preocupa mucho o bastante el estado de su salud bucodental. En los últimos años, las mujeres embarazadas que acuden al dentista de forma rutinaria va en aumento si bien predomina las que acuden son sólo cuando tienen un problema. El cepillado de dientes e higiene bucal sigue siendo una práctica habitual, puesto que el 99,3% lo realiza diariamente. Se observa que hay una tendencia al alza del uso del hilo dental significativa siendo un 29,2% quienes indican su uso una vez al día.

Entre algunas mujeres, surge la duda de si es contraproducente ir al dentista durante el embarazo. La respuesta es que no solo se puede ir sino que se debe.

Los tratamientos a los que se podría someter cualquier embarazada, como cualquier otra persona en caso de que lo necesitara, no constituye peligro alguno ya que el profesional tendrá en cuenta en no utilizar medicamentos que puedan afectar a la formación de los órganos del feto, sobre todo durante el primer trimestre del embarazo. Tanto es así que se recomienda no esperar al final del embarazo a ir al dentista. 

La salud dental es primordial en todo momento de la vida de las personas pero si aún cabe más, en el embarazo es un momento de riesgo para la salud dental, ya que existe una mayor propensión a tener problemas. Los expertos señalan que las embarazadas son propensas a desarrollar gingivitis debido a los cambios hormonales que se producen durante el mismo ya que el flujo sanguíneo de las encías se incrementa, facilitando su enrojecimiento e inflamación y posterior sangrado al cepillarse los dientes. 

La gingivitis es una enfermedad periodontal: los odontólogos llaman así a las estructuras que rodean al diente. Afecta a los tejidos que soportan los dientes como las encías, ligamentos periodontales y el hueso alveolar. La gingivitis actúa infectando e inflamando estos tejidos. Si no se trata, la gingivitis puede desencadenar en formas más serias de enfermedad periodontal, como la periodontitis o “piorrea”. Estas enfermedades crónicas destruyen los tejidos que sostienen al diente y pueden conducir a la pérdida de piezas dentales. Pero esta enfermedad se puede prevenir. La gingivitis se da por la acumulación de placa en los dientes. La placa es una masa compuesta de residuos de alimentos, mucosidad y bacterias que se acumula en los dientes y, si no se retira, se convierte en sarro. El sarro coge una consistencia dura y queda atrapado en la base de los dientes, de forma que las bacterias y toxinas que forman esta placa producen la inflamación de las encías. Por si fuera poco, esta enfermedad periodontal se asocia a un riesgo de que se adelante el parto y que el bebé nazca bajo de peso.

¿Qué puedes hacer para cuidar tus dientes durante esta etapa?

Como en la mayoría de ámbitos de la salud, la prevención es la mejor herramienta para evitar los problemas dentales durante el embarazo. Es fundamental mantener una adecuada higiene dental de forma corriente en casa.

Por otro lado es imprescindible visitar al odontólogo en el momento que se tenga la certeza de estar embarazada, para que realice una revisión completa así como una buena limpieza dental para eliminar la posible placa bacteriana y el sarro. Además, se debe repetir esta visita en el segundo trimestre de embarazo y, por supuesto, acudir a él en el momento en que se detecte el más mínimo problema. Será siempre el profesional odontólogo quien diagnostique y aconseje sobre los pasos a seguir o de si es conveniente realizar un tratamiento o esperar hasta después del parto para evitar posibles complicaciones.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*