Ayer 1 de diciembre fue el día contra el virus del VIH, una enfermedad que afecta a cerca de 38 millones de personas a lo largo de todo el mundo.

Los dentistas pueden detectar los primeros síntomas del virus en un simple revisión, ya que, estos síntomas aparecen en la boca afectando a las encías, por ello es recomendable acudir al dentista a realizar revisiones periódicamente.

Debido al debilitamiento del sistema inmunológico, más de la mitad de las personas VIH positivas desarrollan síntomas en la cavidad bucal durante la enfermedad. La patología bucal más frecuente es la candidiasis, provocada por el hongo Cándida y cuyos signos pueden encontrarse en el paladar y dorso de la lengua. Las llamadas ulceraciones aftosas recurrentes suelen ser también comunes en personas inmunodeprimidas. Se trata de erosiones o úlceras superficiales, dolorosas y que pueden durar más de ocho o diez días.

En las encías, el dentista puede detectar eritema lineal gingival, que se caracteriza por una franja de color rojo intenso a lo largo de la encía, así como periodontitis necrotizante, una infección que se caracteriza porque el tejido gingival, el ligamento periodontal o el hueso alveolar presentan necrosis.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*