La odontología moderna permite muchas nuevas posibilidades de tratamiento que las disponibles hace una o dos décadas atrás. Pero esta nueva realidad ha borrado líneas entre especialidades y plantea cambios en la forma de ejercer y de abordar un caso.

“Un ejemplo es justamente este: Operatoria y Prostodoncia. ¿Dónde se dibuja hoy la línea que separa ambas disciplinas?”, se preguntó Rafael Beolchi, odontólogo y profesor brasileño especializado en estética.

Hace algunos años, en la época de la amalgama de plata y coronas métalo-cerámicas era fácil separar una especialidad de otra. Hoy, en la época de las carillas, onlays y CAD/CAM, se vuelve cada vez más difícil saber dónde termina una y comienza la otra.

El especialista explica: “Carillas y onlays cerámicos son restauraciones indirectas. Cuando se necesitan muchas, no queda duda de que eso es una rehabilitación de Prostodoncia. Pero la técnica de cementación es completamente adhesiva y eso es algo tradicionalmente dominado por la Operatoria Dental”.

La elección de un tratamiento en Latinoamérica tiene que tomar en cuenta las dificultades económicas y sociales de la región. Y esto no es el fuerte de los odontólogos de la zona, de acuerdo Beolchi.

Pero razonó que “el mejor odontólogo no es el que sabe reconstruir mejor un diente o el que utiliza los mejores y más modernos materiales y técnicas. El mejor es el que trata mejor a su paciente, de manera honesta y conservadora, siempre teniendo en mente que el material que mejor funciona en boca es el propio diente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*