Hay muchas personas que acostumbran a morder los cubitos de hielo que les sirven con sus refrescos o bebidas. También puede ayudar a aliviar el estrés y satisfacer antojos, ya que logra imitar la sensación de comer sin ingerir calorías, según explica un especialista del departamento de ciencia de la salud de la Universidad de Pittsburgh. Pero aunque pueda parecer un gesto inocente, debería evitarse a toda costa.

Si eres de los que tienen la costumbre de masticar el hielo una vez se acaban un refresco, es un hábito al que deberás renunciar bajo cualquier circunstancia, y te explicamos por qué.

Aunque en algunos casos masticar hielo puede ser relajante, la realidad es que “el remedio puede ser peor que la enfermedad”. Tal y como asegura el doctor Matthew Cooke a The Conversation, es un hábito terrible para la salud bucal  ya que podría ocasionar grietas en el esmalte, y provocar sensibilidad al tomar bebidas tanto frías como calientes, por lo que puede costarte una o varias visitas al dentista.

Así mismo esta práctica puede provocar que se forme alguna caries en el diente, ya que los ácidos producidos por bacterias pueden penetrar la capa más blanda del diente por lo que además de todo lo anterior, puede costar un gran desembolso de dinero por las consiguientes visitas al dentista.

La explicación a las prácticas descritas está en los ácidos producidos por las bacterias que pueden penetrar la capa más blanda del diente, la dentina, formando caries. Un daño al que habitos malos malos aún más vulnerable si masticas hielo ya que la hace más fácilmente accesible.

El doctor Cooke sugiere  que si nos es inevitable realizar este hecho, evitar enfriar las bebidas con hielo, eliminando así la posibilidad de caer en la tentación de masticarlos. Otro “remedio” puede ser el dejar que se derritan en la boca para que no se dañen ni los dientes ni las encías.

También cabe añadir que por supuesto si tenemos colocados empastes, coronas, carillas, o cualquier ortodoncia, la práctica de masticar hielo, siempre va a jugar en contra del tratamiento incluso puede llegar a dañarlo.

Es un hábito que hay que eliminar sea la edad que se tenga ya que es un hecho que afecta a cualquier persona desde niños a adultos.

Relación con niveles bajos de hierro en organismo

Cooke considera que en algunos casos, masticar o triturar hielo puede ser el resultado de una deficiencia de hierro, una afección llamada pagofagia.

La pagofagia consiste en la tendencia persistente o manía de consumir, ingerir o masticar cosas que no están consideradas como alimentos.

En este caso de que pudiésemos padecer pagofagia, si no se puede  dejar por sí solo, es posible que se requieran cambios en la dieta o un suplemento de hierro, y se debería acudir a una cita con profesional médico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*