Desde que la tecnología de avanzada llegó a la implantología, los casos se resuelven mejor en el consultorio, con gran beneficio para el paciente, pues se redujeron tiempos y márgenes de error al mínimo, gracias a la precisión que da la simulación digital.

Las nuevas técnicas de implantología asistida por ordenador permiten a los cirujanos dentales simular y planificar de manera virtual este tipo de intervenciones, mejorando la calidad y precisión de los implantes y reduciendo el número de fracasos.

Antes, el procedimiento se realizaba a partir de la información de radiografías, mucho más imprecisa.

Crear una mandíbula virtual del paciente es hoy cuestión de segundos, a partir de una tomografía axial computarizada, una imagen 3D sobre la que el cirujano prepara un plan de trabajo, para la colocación de coronas e implantes, y que se pude modificar en cualquier momento, garantizando el éxito de los implantes dentales.

El margen de error se sitúa en una desviación media de 1,2 mm respecto al 3,71 mm de la cirugía manual. La cirugía guiada se planifica con imágenes tridimensionales de la boca del paciente. Posteriormente se fabrica una plantilla para ayudar a colocar los implantes dentales sin necesidad de abrir la encía.

Esta técnica permite saber la posición exacta en la que se debe colocar el implante dental de acuerdo al hueso disponible del paciente. Una vez que el profesional sabe dónde tiene que situar el implante se fabrica una férula quirúrgica que le hace de guía en su colocación. Gracias a la alta precisión que ofrece, la cirugía de implantes es más rápida, predecible y menos traumática.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*