A pesar de ser una enfermedad completamente prevenible con higiene dental, la caries es la décima afección más común en los niños, pues se estima que 600 millones de ellos la padecen en el mundo.

Prevenir la caries es sencillo. Basta con inculcar rutinas y hábitos a los niños desde sus primeros años de vida, para que cumplan con un cepillado adecuado, hilo dental y enjuague.

La alimentación, basada en poca azúcar, también es importante en este proceso que deben llevar adelante los padres o tutores.

Otras formas de prevenir la caries en los niños es eliminar malos hábitos, como el uso de chupetes, ni permitirle chuparse en el dedo por tiempo prolongado.

Estos hábitos, además distorsionan la posición de los dientes y el crecimiento de los maxilares, lo que incluso podrían afectar los patrones del habla de los infantes y la funcionalidad de la dentadura.

La atención inadecuada cuando comienzan a surgir los primeros dientes conlleva a otras alteraciones como la pérdida del espacio para las piezas permanentes, infecciones, dolor, disminución de la capacidad de nutrirse y ausentismo escolar.

Por ello, en el combate de la caries, todos deben estar involucrados: padres, niños y dentistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*