El Consejo General de Dentistas recordó una vez más la importancia de la salud bucal en el control de otras enfermedades.

Es el caso de la diabetes, cuyo día se celebró el pasado 14 de noviembre. Hoy se sabe que existe una relación bidireccional entre la salud oral y la diabetes.

Las personas que padecen enfermedad periodontal tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellas personas que tienen las encías sanas.  Mientras que los enfermos de diabetes suelen tener enfermedad gingival severa, que afecta al control de la glucosa en la sangre, recordó el Consejo.

Así, el 90% de los pacientes diabéticos son propensos a padecer enfermedad periodontal. Tanto en la periodontitis como en la diabetes los procesos inflamatorios están aumentados, por eso se producen alteraciones microvasculares que provocan que la presencia de una de las dos afecte y empeore el cuadro de la otra enfermedad.

El presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro Reino, explicó en un comunicado las pautas y hábitos que deben seguir las personas diabéticas para mantener una buena salud bucodental:

– Extremar la higiene oral, cepillándose los dientes después de cada comida con un cepillo de cerdas suaves y pasta dentífrica fluorada. Usar también cepillo interdental o seda dental.

– Acudir al dentista, al menos, dos veces al año y siempre que haya cualquier lesión o alteración en la boca.

– Evitar el tabaco. Los diabéticos fumadores de 45 años o más multiplican por 20 el riesgo de padecer enfermedad periodontal severa.

– Controlar la glucosa. Los niveles de glucosa incontrolada en sangre afectan a los vasos sanguíneos, al corazón, a los riñones, a las extremidades y a las encías. La alteración de esos vasos sanguíneos hace que el aporte de oxígeno y de nutrientes esté reducido a nivel gingival.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*