No les ocurre a todos, pero 21% de los españoles no acuden al dentista regularme por miedo o tiempo suficiente, sino porque no poseen los recursos económicos necesarios que requieren para costear los servicios o tratamientos.

Un reportaje de Antena 3 recuerda que la atención bucodental no está incluida en la Seguridad Social. España es uno de los pocos países de la Unión Europea donde ir al dentista se paga del propio bolsillo, por lo que cada familia española se gasta en el dentista 435 euros al año.

Con cifras del Consejo General de Dentistas, el informe de prensa indica que,  fuera de granes esfuerzos de algunas familias, tener una boca sana también es cuestión de clases: A mayor educación y renta, mayor salud bucodental. Y eso no debería ser un lujo.

Que 21% de la población no vaya al dentista por falta de dinero “resulta un grave problema porque, aparte de cuestiones de higiene y estética, es un tema de salud”.

Las consecuencias pueden ser complicadas: Alteraciones en la diabetes, infartos de miocardio o alzheimer.

El reporte también se basa en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que indica que el gasto anual en odontología es el más alta dentro de los gastos de salud que hace la familia española.

El presidente del Consejo del General de Dentistas, Óscar Castro, afirma en el reportaje que “no se destina ni un 1% de los presupuestos de sanidad en salud bucodental”.

En comparación con otros Estados miembro de la Unión Europea, está Alemania, que tiene un apartado de 68% de sus presupuestos en sanidad. Mientras que la media de gasto en la Unión Europea se sitúa en 42%, un dato mucho superior al español.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*