Los bifosfonatos son un grupo de medicamentos usados para prevenir y tratar enfermedades relacionadas con la reabsorción ósea, tales como la osteoporosis y el cáncer con metástasis en los huesos, con o sin hipercalcemia asociadas con el cáncer de mama y próstata. También está indicada su prescripción en la enfermedad de Paget y en alteraciones que ocasionan fragilidad ósea, como la enfermedad renal crónica.

A pesar de su eficacia, en los últimos años se ha visto un incremento del número de casos clínicos, en los que el uso de bifosfonatos está relacionado con la osteonecrosis maxilar. Es por esta razón por la que visitar regularmente al dentista es de suma importancia, para un control riguroso y prevenir posibles complicaciones en los pacientes que siguen tratamientos de este tipo.

Algunos bifosfonatos son:

  • Etidronato
  • Alendronato
  • Risedronato
  • Ibandronato

Para prevenir la osteonecrosis de la mandíbula asociada a los bisfosfonatos, ya que un alto porcentaje de los casos se dan tras una cirugía dental (ósea) se conseja que el tratamiento con estos fármacos se posponga hasta después de una intervención quirúrgica dental invasiva para evitar una infección.

En el caso de bisfosfonatos por vía intravenosa, más usados en Oncología, tienen un efecto acumulativo, con lo que requieren mayor control.

La colaboración entre oncólogo y cirujano maxilofacial será fundamental en pacientes tratados con bifosfonatos, ya que entre ambos profesionales tomarán las medidas necesarias para la prevención de la osteonecrosis, que van desde el control de caries, uso de prótesis atraumáticas en zona lingual, prevención de tratamientos periodontales e implantes dentales invasivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*