Actualmente para acudir a nuestra clínica dental debemos realizar una reserva y acudir a la hora para no coincidir con más pacientes en la sala de espera o por la clínica y evitar así el contacto. Además se ha aumentado el material de seguridad para evitar cualquier riesgo de contagio.

Pero esto ha planteado dos problemas, si un paciente no acude a su cita el coste es mayor que antes de esta crisis, ya que se puede perder entre una media hora o una hora hasta que llegue el siguiente paciente. Por ello en algunas clínicas se empieza a cobrar un adelanto cuando se hace la reserva.

Con el material extra que hay que utilizar y que tiene un mayor costo para las clínicas se está optando por incluir un suplemento en la factura final, el conocido como “suplemento COVID”.

Las clínicas buscan no seguir sufriendo pérdidas durante estos primeros meses de reapertura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*