Cirujanos chinos colocaron con éxito una mandíbula fabricada con una impresora 3D a un niño de 10 años, el primero que recibe esa operación.

Más allá de los resultados de la cirugía, quedó demostrado que las aplicaciones de la tecnología 3D son muy amplias y podrá ayudar a mejorar la vida de las personas en los próximos años.

Medios chinos explicaron que la cirugía se realizó en enero de 2018, pero se esperaba la recuperación del paciente para informarla. Lo que confirma que el niño puede comer y hablar con toda normalidad.

El niño tenía fractura en la parte inferior derecha de su mandíbula tras someterse a una cirugía que se le practicó con el objetivo extirparle un tumor. Como pasa en muchos de estos casos, el bulto fue extraído pero su maxilar inferior quedó dañado, lo que resultó en una deformación facial muy visible, dolores e incluso dificultades para comer y comunicarse.

Los métodos de reconstrucción mandibular tradicionales, basados en el uso de injertos óseos revascularizados no servían para el niño, porque extraer del peroné o la cadera no es aconsejable (son huesos muy finos a esa edad).

Los médicos tuvieron en cuenta no solamente las medidas actuales del niño, sino también las de todo su esqueleto porque seguirá creciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*