Por haber ejecutado tratamientos odontológicos, sin tener licencia para ello, y haberle causado una reacción inflamatoria bucal severa a la paciente, un protésico dental fue condenado.

Los delitos imputados fueron el intrusismo profesional y lesiones por imprudencia, de acuerdo con la sentencia del Juzgado de lo Penal nº 1 de Castellón.

El fallo fue difundido por el Consejo General de Dentistas de España en un comunicado.

El acusado es propietario de un laboratorio de prótesis dental en Castellón, y ofrecía tratamientos odontológicos pese a carecer de la titulación oficial de dentista requerida para ello.

En la nota del Consejo de Dentistas, se explica que a principios de 2016 intervino a una paciente colocándole unas fundas dentales de porcelana y un puente ceramometálico.

El tratamiento, que debe ser ejecutado por un odontólogo, provocó en la paciente una reacción inflamatoria bucal severa, para lo que la mujer precisó, además de una primera asistencia facultativa, un tratamiento posterior especializado estomatológico y farmacológico.

La pena que otorgó la jueza es de seis meses de prisión con accesoria legal de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión de protésico dental durante el tiempo de la condena y a la pena de seis meses de multa con una cuota diaria de seis euros. Es una sentencia firme, que no se puede apelar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*