El miedo al dentista es algo común, en el ideario social acudir a una clínica dental es sinónimo de dolor, de hecho existe una frase tópica, con diferentes variables, pero que viene siendo “es más doloroso que ir al dentista”.

Ese miedo existe, pero no nos paraliza ni nos evita acudir al dentista para el tratamiento o revisión que nos toque. Es menos conocido el miedo irracional que provoca acudir a estos profesionales, hay personas a las que les es imposible entrar en una clínica, se bloquean, hasta el punto de que no pueden ni andar.

Estos casos necesitan de ayuda profesional para poder superar esta situación. Con el tratamiento psicológico adecuado se consigue vencer este temor y se puede acudir a recibir un tratamiento o realizar una revisión con normalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*