El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA) ha explicado que los «dientes incluidos» son los dientes que no han erupcionado, es decir, no han aparecido o lo han hecho parcialmente en la cavidad bucal.

Según la organización, existen múltiples causas, muchas de ellas mal conocidas, que pueden provocar este fenómeno. Con mucha frecuencia se asocia a una falta de espacio durante el período eruptivo.

Los problemas que pueden plantear estos dientes, en el interior del hueso, son varios:

  • Daños en estructuras anatómicas situadas también en el espesor del hueso: seno maxilar, troncos nerviosos, raíces de dientes adyacentes, etc.
  • Alteraciones en el resto de los dientes, bien dificultando su erupción en el caso de los niños, o bien produciendo movimientos y malposiciones en los dientes ya erupcionados.
  • Formación de quistes por la proliferación del tejido epitelial que rodea al diente incluido. Estos quistes en alguna ocasión pueden llegar a malignizarse, pero en cualquier caso afectarían a las estructuras anatómicas vecinas.

Los expertos de COEA detallan que el tratamiento recomendado es la extracción quirúrgica de los «dientes incluidos», salvo que el riesgo de la cirugía lo desaconsejara.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*