La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) ha asegurado que la salud bucal en la adolescencia es clave, especialmente en los aspectos relacionados con las encías.

Según los especialistas de SEPA, en la adolescencia se producen muchos cambios físicos y emocionales, entre ellos los que pueden influir en un aumento de las enfermedades de las encías por la ausencia de higiene oral.

“Varios estudios científicos hablan del estado de las encías en esta etapa: el adolescente se encuentra en búsqueda de su propia identidad y esto le separa de las rutinas creadas por su familia a lo largo de sus años de vida, incluida la de lavarse los dientes al menos dos veces al día”, explican desde la organización.

SEPA puntualiza que las familias que consiguen mantener en sus hijos, al menos hasta los 13 años, unos hábitos saludables en cuanto a rutinas de higiene oral, tienen más probabilidades de continuar cepillándose y usando el hilo dental a lo largo de su vida.

Por otro lado, los especialistas indican que con el aumento de las hormonas sexuales durante la pubertad, progesterona y estrógenos, se provoca un incremento de la circulación sanguínea en las encías, pudiendo causar mayor sangrado e inflamación, así como encías enrojecidas y doloridas.

La organización aconseja acudir al dentista en esta y todas las etapas de la vida, para un reconocimiento de la salud de tu boca para ayudar a prevenir daño en tejidos y en los huesos que sostienen a los dientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*