Sin ofrecer detalles de su reanudación, el Juzgado de lo Penal Número 1 suspendió el juicio contra el comercial vecino de Gijón que ejercía de dentista sin titulación y contra el odontólogo que le facilitó la clínica de Avilés en la que ejerció la actividad.

No se ofrecieron detalles de las causas de la suspensión ni de una posible nueva fecha.

En este caso, la Fiscalía solicita contra el acusado principal dos años y medio de prisión por un delito continuado de intrusismo y otro de lesiones en la persona de uno de sus pacientes, al que en 2014 habría colocado diez implantes previa extracción de varias piezas. Las consecuencias fueron catastróficas. Perdió piezas e implantes y tuvo que someterse a cirugías para implantarle hueso, colocarle una prótesis y extraerle material extraño.

La petición para el odontólogo es de un año y seis meses como cooperador necesario. Y es que su papel no se limitaba al de mero espectador. Anestesiaba y a partir de ahí dejaba vía libre a su falso colega consciente de que no era tal, sino vendedor en una empresa del sector.

La Fiscalía reclama que los dos acusados indemnicen al paciente con 10.000 euros, el coste de la operación a la que se tuvo que someter posteriormente y con otros 40.000 a cargo del falso dentista por daños y perjuicios. También solicita que se indemnice a otros dos pacientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*