Las fiestas navideñas han llegado a su fin y con ellas se acaban los excesos a la mesa. Durante estas dos semanas se abusa de las cenas y comidas, donde, además de la abundante cantidad tanto de bebidas y comidas, los dulces son los protagonistas.

Tras muchos días de desenfreno, donde alimentos como el marisco y los dulces son platos habituales y todo ello se suele regar con vino. Esto daña gravemente a nuestros dientes, que sufren un alimentación irregular. A esto hay que sumarle que muchas de estas ingestas no se producen en el hogar propio, por lo que uno no se cepilla los dientes nada más acabar, con los problemas que esto acarrea.

Lo recomendable es acudir a una revisión al dentista en estos días, para comprobar que los dientes no han sufrido daños. Hay que volver lo antes posible a la rutina de comidas y cepillado de dientes, para evitar cualquier problema en la boca.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*