Aunque parezca ciencia ficción, es cierto. Científicos están desarrollando un implante dental inteligente que resiste el crecimiento de bacterias.

Además, el dispositivo es capaz de generar su propia electricidad con el masticado y el cepillado que hace el usuario. Esa energía la usa para encender una luz que rejuvenece los tejidos de la boca.

La investigación está a cargo de un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos.

Los datos sobre el dispositivo, publicados en Penn Today, permiten saber que eso de que los implantes del futuro cercano podrían no tener fecha de caducidad, como ocurre con los de hoy.

“Queríamos abordar este problema, por lo que se nos ocurrió un implante nuevo e innovador”, dice Geelsu Hwang, profesor asistente en la División de Odontología Restauradora y el Departamento de Ciencias Preventivas y Restaurativas de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Pensilvania.

Geelsu Hwang destaca que este nuevo implante implementaría dos tecnologías clave que son: primero un material infundido con nanopartículas que resiste la colonización bacteriana. Y el segundo es una fuente de luz incorporada para realizar fototerapia, impulsada por los movimientos naturales de la boca, como masticar o cepillarse los dientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*