Un nuevo dispositivo que incorpora luz láser de intensidad modulada junto con una cámara infrarroja de onda larga le permite al dentista detectar caries incipiente mucho antes que las radiografías o el examen clínico.

El equipo, de bajo costo, tiene la ventaja que no es invasivo ni pesado, además resulta adecuado para su integración en plataformas clínicas.

Investigadores de la Universidad de York, en Toronto (Canadá), probaron la eficacia de esta novedosa cámara en un molar humano extraído, sumergiéndolo en una solución ácida por dos, cuatro, seis, ocho y diez días.

La imagen TPLI, tomada después de sólo dos días mostró claramente la presencia de una lesión, mientras que un odontólogo entrenado no pudo detectar visualmente la misma lesión, incluso después de diez días de la desmineralización.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*