Un nuevo proceso para la aplicación del tratamiento de conducto podría revolucionar la odontología. De acuerdo a una investigación publicada en revista Scientific Reports, es posible prefabricar vasos sanguíneos que luego se pueden aplicar al paciente.

La investigación fue realizada en la Oregon Health & Science University (OHSU), en Portland, Oregon, Estados Unidos, y permite desarrollar un proceso mediante el cual se pueden diseñar nuevos vasos sanguíneos en los dientes, creando mejores resultados a largo plazo para los pacientes y los especialistas.

El proceso se basa en la creación de un hidrogel de gelatina con características biomecánicas y biológicas que permiten la propagación y proliferación de células encapsuladas de tipo odontoblasto (OD21) y la formación de monocapas endoteliales por Células Formadoras de Colonias Endoteliales.

Lo primero que hicieron los investigadores fue retirar la pulpa dental de los dientes extraídos, luego inyectaron el hidrogel con células de pulpa dental e introdujeron un molde de fibra para crear el microcanal del vaso sanguíneo.

Luego que el hidrogel se fotopolimeriza, los científicos retiraron la fibra. Finalmente inyectaron células endoteliales. Siete días después, las células productoras de dentina proliferaron cerca de las paredes del diente y los vasos sanguíneos artificiales formados dentro del diente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*