La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) ha recordado que la caries es la enfermedad más prevalente en el ser humano y la enfermedad periodontal la sexta. Por lo tanto, cualquier ciudadano del mundo tiene un alto riesgo de desarrollar estas enfermedades. Dada su alta prevalencia y su creciente impacto en la salud bucal y general, es importante conocer este problema y atender a las recomendaciones que hacen los expertos para combatirlos.

En concreto, este ha sido el fin primordial de un webinar que se ha celebrado en la Casa de las Encías, que ha contado con el apoyo de Colgate, y donde se han expuesto las principales conclusiones del Workshop ORCA /EFP sobre “Caries y Enfermedades Periodontales”. En los próximos días estará disponible aquí el video de esta sesión, con las aportaciones realizadas por el Dr. Ignacio Sanz Sánchez, que ha desglosado las principales conclusiones de este Workshop que tuvo lugar en La Granja de San Ildefonso (Segovia) del 6 al 9 de noviembre de 2016.

Según SEPA, prevalencia, relevancia, estrategias de prevención y efectos según los factores de riesgo son los cuatro ejes sobre los que se asentó este Workshop, donde la EFP/ORCA han efectuado algunas recomendaciones muy básicas e importantes. En relación con la caries, se insiste en el uso y recomendación de dentífricos con flúor, y en la motivación y educación para que los pacientes ingieran menos cantidades de azúcar en su dieta (tanto los adolescentes como los pacientes mayores al pasar a una dieta blanda y, por tanto, más rica en carbohidratos). Y en el caso de la periodontitis, destacan la necesidad de impulsar medidas de cesación tabáquica, del control del peso y, en el caso de los diabéticos, del control glucémico; además, animan a fomentar una buena alimentación.

Según un informe de la OMS de 2010, hay 2.4 billones de personas que tienen caries y 743 millones que sufren de periodontitis severa. Más recientemente, la propia OMS ha calificado ambas enfermedades como un problema de salud pública.

“Hay pocos estudios que demuestren que estas cifras puedan disminuir con el tiempo, al menos en relación con la periodontitis”, según ha puesto de manifiesto el Dr. Ignacio Sanz; en cambio, “parece que las cifras son más esperanzadoras respecto a la caries”, sobre todo por la creciente instauración de medidas encaminadas al control del biofilm, la reducción del consumo de azúcar, el aumento de visitas al dentista y el incremento de uso de pastas fluoradas.

Aunque ha descendido el número de pacientes desdentados, la pérdida de dientes es mayor en niños/ adolescentes por culpa de la caries, y en los adultos por caries y periodontitis. Los hombres tienen un mayor riesgo de sufrir periodontitis que las mujeres. La caries tiene su pico de descenso a partir de los 40 años, y la periodontitis aflora especialmente a partir de los 35-40 años.

Actualmente, y como admitió el Dr. Sanz, “no hay estudios que demuestren una estrecha interrelación entre caries y enfermedades periodontales”. Con todo, recordó que factores medioambientales y estilos de vida son fundamentales a la hora de explicar y abordar ambas enfermedades.

En el ámbito de la prevención, se ha demostrado que el control de placa a través del cepillado es eficaz tanto para reducir la gingivitis como la caries; además, el control de placa por parte del profesional odontológico es un recurso muy efectivo. Por su parte, la higiene interdental en población escolar se nota positivamente, sobre todo, en el control de la gingivitis y la caries, mientras que en los adultos fundamentalmente en la gingivitis.

Un problema que preocupa especialmente es el impacto de la caries y las enfermedades periodontales en las personas añosas. En 2050 se espera que la población con más de 65 años pase de 840 millones a 2.200 millones. “Hay que actuar con urgencia”, ha demandado el Dr. Sanz, quien ha recordado que “la presencia de estas enfermedades en personas de edad avanzada hará que los tratamientos sean más complejos”; además, a mayor edad, los factores de riesgo aumentan, al mismo nivel que la vulnerabilidad de los pacientes, que tienden a tener un sistema inmune más débil y una menor capacidad cognitiva.

La caries y las enfermedades periodontales son las enfermedades no transmisibles más comunes en el ser humano; sin embargo, son en gran medida prevenibles. No solo conducen a la pérdida de dientes, lo que afecta gravemente la calidad de vida, sino que también estudios recientes han relacionado la enfermedad de las encías con graves problemas de salud, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer. Se necesita una mayor conciencia social sobre el vínculo que existe entre la salud bucal y otras importantes afecciones médicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*