Mediante recientes investigaciones se supo que una forma simple y efectiva de perderle el miedo al dentista es reírse, no como una falta de respeto sino como para aliviar las tensiones.

El 50 % de las personas adultas tiene diferentes grados de temor cuando tiene que acudir al odontólogo, el 5 % de ellos tiene un miedo considerado como grave. A pesar de eso las personas acuden a sus citas de forma periódica.

Un estudio realizado por investigadores suecos encontró que el humor y una atmosfera agradable ayuda a disminuir los niveles de estrés. El trabajo se realizó en la Universidad de Gotemburgo, en donde se les pidió a las personas con miedo al dentista que respondieran una serie de preguntas.

Se concluyó que los pacientes que tienen una mentalidad más optimista pudieron afrontar el tratamiento mucho mejor y son las que van más frecuentemente a las consultas.

Como en otro aspecto de la vida tener buen humor permite afrontar mejor los problemas, entre ellos las visitas al odontólogo. Las diferentes barreras psicológicas pueden ser superadas gracias al buen humor, otra forma es cuando los pacientes sienten que ellos y los odontólogos están en un terreno más igualitario, o cuando el ambiente genera bienestar en una atmosfera placentera.

Compartir
Artículo anteriorDieta cariogénica
Artículo siguiente¿Cómo influye la alimentación en tus dientes?
Especialista en comunicación para clínicas dentales. Mi Licenciatura de Odontología y mi pasión por la comunicación me han hecho mezclar ambas profesiones y disfrutar el doble de lo que hago.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*