Besos y tranferencia de bacterias

Un nuevo estudio publicado en la revista “Microbioma”, ha determinado que a través de los besos, en tan solo 10 segundos de contacto, se pueden llegar a transferir hasta 80 millones de bacterias.

Lo que debemos saber es que en nuestros cuerpos habitan más de 100 trillones de microorganismos de forma natural y esta masa de habitantes recibe el nombre de “Microbioma”, los cuales por ejemplo son vitales para la digestión de los alimentos, la síntesis de nutrientes y la prevención de la enfermedad.

Investigadores holandeses aclaran que se deben tener en cuenta una serie de diferentes factores importantes que intervienen también en la formación de nuestra microbiota individual y son; la relación genética, la dieta y la edad.

Pero nuestro entorno que por supuesto incluye a las personas con quienes interactuamos, son también un factor que afectan nuestra microbiota, por ello los investigadores plantean que nuestras bocas contienen más de 700 variedades de bacterias y estas son influidas por el contacto personal entre parejas.

Hasta la actualidad los especialistas dicen que nunca se han estudiado los efectos exactos de besos íntimos sobre la microbiota bucal, por ello en este nuevo estudio se buscó saber en qué medida las parejas comparten su microbiota oral, como resultado se obtuvo que las bacterias probióticas en la boca de un compañero aumentan hasta tres veces después de un beso.

Se evaluó que los besos íntimos o sea los que implican el contacto de lengua completa y el intercambio de saliva, acción que parece ser un comportamiento de cortejo exclusivo de los humanos, es común en más del 90 por ciento de las culturas conocidas.

Los investigadores hacen referencia también a un estudio reciente en el cual se detalla la importancia de besar en el apareamiento humano, ya que según las evaluaciones el “primer beso”, sirve para evaluar una posible pareja.

Por lo tanto besar contribuye en la evaluación de un compañero, ya que a través de esta unión se obtienen señales de sabor químicos en la saliva, donde se incluyen resultantes de la actividad metabólica de la comunidad bacteriana en la superficie de la lengua.

Los resultados del nuevo estudio concluyeron que después de besar íntimamente, la cantidad de bacterias probióticas contenidas en la saliva del otro elevan en tres veces la cantidad de bacterias y que durante 10 segundos beso, se pueden transferir hasta un total de 80 millones de bacterias.

Imagen: MF